Ejercicios de memoria: reescribir el relato histórico

Nadie suele cuestionar la veracidad de los hechos históricos; es un hecho de que Colón llegó a América en 1492 o que la Alemania nazi perdió la II Guerra Mundial en 1945. “Los hechos son sagrados, las opiniones son libres” un dicho muy usado en la profesión periodística. Y sí, los hechos serán objetivos pero lo que no es objetivo es el relato histórico que se ha conformado a partir de estos. Por lo tanto los hechos son sagrados, pero los relatos son libres. ¿A dónde quiero llegar?.

Heridas abiertas

En España nos hemos referido a “herida abierta” cuando hablamos al periodo que abarca desde la II República (1931) hasta la Transición (1975-77). Herida abierta, al fin de al cabo, porque el relato no ha sido justo con este periodo histórico. La Transición se hizo en un aura de miedo, ante los temores de otra guerra y dictadura en el país. De ahí que izquierdas y derechas, en pro de favorecer esta transición, decidieron no usar el pasado como arma arrojadiza y repartir culpas sobre la Guerra (dando la idea de que fue fruto de la “locura colectiva” del momento). Esto llevó a lo que expertos llaman, “política del olvido” (Paloma Aguilar lo definió como: “un pacto tácito entre las elites para silenciar las voces más amargas del pasado”), que en su peor expresión hizo blanquear al régimen franquista. De hecho, uno de los mayores dramas de la Dictadura de Franco, fue ese ambiente de vencedores y vencidos; nunca hubo una reconciliación; nunca hubo un reconocimiento de esos vencidos. Este paradigma del olvido comenzaría a cambiar a partir del 2006, cuando el Gobierno de Zapatero aprobó la conocida, y controvertida, Ley de Memoria Histórica (el ABC publicaría una editorial titulada: El revisionismo como revancha). Junto a la Ley, se le añadiría el hecho del cambio generacional; una nueva generación que no habría vivido la Transición y sería crítica con sus medidas (lo que más tarde se materializaría en el 15M), entre ellas a esa visión injusta del pasado. Este ejercicio de memoria pasa por reconstruir el relato nacional e incluir a esos vencidos: a los exiliados, a los muertos en cunetas, a los represaliados durante el franquismo (véase los estudiantes torturados y asesinados, como el caso de Enrique Ruano).

Existen varias definiciones para el concepto de memoria, Marie-Clarie Lavabre lo define como: “los usos del pasado y de la historia, tal como se la apropian grupos sociales, partidos, iglesias, naciones o Estados”. Veamos los usos de la memoria en países europeos tras la II Guerra Mundial. En Francia, se apostaría por el relato de la resistencia civil frente a los nazis y, sin embargo, un olvido acerca lo que fue el Gobierno de Vichy colaboracionistas con los nazis. En Italia, se centrarían en la dialéctica fascismo frente antifascismo. En Alemania, su democracia se construyó por la memoria de los horrores del nazismo (hoy, el búnker de Hitler está sepultado por un parking) y un espíritu de recordar a las víctimas, no solo judías, sino también, homosexuales o gitanos.

Puente España – Latinoamérica

Hace unos meses se desataba la controversia cuando el Presidente de México, López Obrador, le escribía una carta al Rey de España, Felipe VI, exigiendo disculpas por los agravios cometidos durante la conquista de América. Muchos medios españoles tacharon la propuesta de ridícula. Recordar que sí que existen naciones que han pedido disculpas por los abusos cometidos como potencia colonizadora, sea el caso de Francia con Argelia o, también, el de Australia con los pueblos aborígenes. Además, algo menos comentado, en la carta el Presidente incluía la necesidad de redactar un nuevo relato común: “ambos países acuerden y redacten un relato compartido, público y socializado de su historia común (…) y brindar a las próximas generaciones de ambas orillas del Atlántico los cauces para una convivencia más estrecha, más fluida y más fraternal”. Es curioso las relaciones tan frías que tiene España con América Latina, teniendo en cuenta la historia de dependencia entre ambas zonas y el hecho de que compartamos algo tan simbólico como es la lengua. El relato de América es el de la conquista del territorio, el del sometimiento de las poblaciones indígenas, el de la posterior independencia de las zonas durante el reinado de Fernando VII y, finalmente, el de la perdida de las últimas colonias en el Desastre del 98. Pero también deberíamos recordar a esos inmigrantes españoles que en busca de trabajo (a finales del XIX) fueron acogidos por Perú, Argentina y Cuba; deberíamos recordar la labor de México y de su presidente, Lázaro Cárdenas, que siempre apoyaron a la II República y decidieron acoger a los exiliados políticos tras la Guerra Civil. Imaginemos por un momento los beneficios para ambas zonas fruto del relato compartido; beneficios a nivel político, cultural y económico.

Durante todo el artículo se ha rondado con la idea de reescribir la historia. Sin duda, esto tiene sus peligros como el de falsear o banalizar los hechos históricos en favor de una parte de la sociedad. Deberíamos optar por una memoria intersubjetiva, es decir, un relato donde cupieran los distintos puntos de vista, un relato justo e inclusivo. Pero, ¿por qué hacer este ejercicio memoria? La memoria histórica es importante, en la medida que se convierte en el relato que conformar nuestra identidad colectiva; es el imaginario popular de quiénes somos y de dónde venimos. Por eso debe ser consensuado, por eso debe ser justo.

Fuentes

Faber, S. (2004). Entre el respeto y la crítica. Reflexiones sobre la memoria histórica en España. Migraciones y exilios (n. 5).

Ruiz Torres, P. (2007). Los discursos de la memoria histórica en España. HISPANO NOVA. Revista de Historia Contemporánea (n.7).

Un comentario sobre “Ejercicios de memoria: reescribir el relato histórico

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: