Diseña un sitio como este con WordPress.com
Comenzar

Crítica. «Beautiful boy. Siempre serás mi hijo»

Felix Van Groeningen ha llevado a la gran pantalla una desgarradora historia sobre la lealtad de un padre que lucha contra la adicción de su hijo inspiradas en historias reales. El verdadero David Sheff, como su hijo Nick Sheff, escribieron sus memorias contando cada uno de ellos su propia perspectiva por el horrible mundo de las drogas y es de ellas de las que se alimenta Beautiful boy que cuenta con un guion muy bien adaptado por el director Felix Van Groeningen ( Bélgica, Alabama Monroe) y el escritor australiano Luke Davies que obtuvo una nominación a los Óscar por el guion de la película Lion.

Steve Carell interpreta a David Sheff, un padre divorciado que cuenta con una familia establecida, pero que en ningún momento deja descolgado a su hijo mayor Nick (Timothée Chalamet) en el mundo de la drogadicción. Carell realiza una actuación soberbia, aunque introvertida con una mirada fija que transmite lealtad y amor por su hijo, los ojos son los únicos capaces de transmitir el dolor y el miedo por perder a Nick, el querer que vuelva a ser quien era. Mientras tanto Timothée cuenta con un complejo personaje que consigue hacerlo suyo con mucha habilidad, un personaje dulce e ingenuo que nos transmite la fragilidad de un joven rebelde y egoísta que pese a tenerlo todo en la vida crece con fuertes carencias afectivas que mucho más tarde le pasarán factura. El chico de moda de Hollywood demuestra en este largometraje todo el talento que tiene y el por qué es uno de los mejores actores que hay actualmente.

Van Groeningen rompe con la narración lineal de la película para insertar numerosos flashbacks de la infancia de Nick que va intercalando con escenas actuales del protagonista, esta estructura temporal es capaz de abordar los constantes altos y bajos de la enfermedad del joven, estructura que no ha sido bien recibida para muchos críticos por hacer que el espectador no logre conectar con el viaje emocional que vive la familia Sheff, aunque este recurso relata de una manera más realista la drogadicción en quien la sufren y los seres queridos que son testigos de ellas. Este largometraje muestra la adicción a las drogas como una decisión más de los personajes y se centra en las consecuencias que conlleva, muestra la culpabilidad de Nick en cada recaída e incluso diría yo que lo muestra demasiado, haciendo que los espectadores nos desesperemos y suframos con él.

Beautiful boy es un drama en mayúsculas que busca concienciar a la sociedad, hacerles ver que el mundo de las drogas no es un mundo divertido ni bonito que debe dejar de ser idealizado, muestra dureza, emociones y el intento de superación de un joven que en el fondo quiere volver a vivir y un padre que a pesar de las presiones, de las tensiones con su familia actual y la desesperanza, lo acompaña incondicionalmente. Es una película desgarradamente bella, humana y emocional, cargada de sentimientos y actuaciones espectaculares que serán capaces de provocar más de una lágrima, es un film que me ha marcado y que no dejará indiferente a nadie.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: