La cuestión de Ciudadanos en Andalucía

Las pasadas elecciones andaluzas nos dejan un panorama insólito nunca visto hasta la fecha en Andalucía. Una noche de victorias, derrotas y un sentimiento de duda ante qué pasó y qué pasará.

El PSOE ponía fin a su feudo electoral, Susana Díaz sacaba el peor resultado de los socialistas en Andalucía en su historia. El PP, a pesar de perder escaños, maquillaba su resultado ante el fracaso de la líder socialista y el triunfo de la derecha. Ciudadanos irrumpía con más fuerza que nunca,duplicando su anterior resultado y siendo la clave para el futuro gobierno andaluz. Adelante Andalucía (Podemos) perdía tres escaños, en lo que supone, se veía venir de lejos, un desinfle de la formación morada. VOX, el partido de ultraderecha, conseguía su primer gran resultado, superando las expectativas de muchos, al hacerse con 12 escaños. Los fantasmas de la ultraderecha europea ya son una realidad en España. 

FOTO: Emilio Naranjo. EFE.

Otra clave ha sido una alta Abstención, de casi el 50%, prácticamente uno de cada dos andaluces decidió no votar. Esto tiene una doble lectura: por un lado, un claro descontento de la izquierda al sistema y a los partidos que supuestamente deben representarles. Por otro lado, esta abstención recibe duras críticas, alegando que será una  de las culpas por la que la derecha gobierne en Andalucía.

Sin embargo, quisiera centrarme en el caso de Ciudadanos. Un partido cuya representación, que en su momento, fue significante pero menor a la del resto, y que desde entonces no ha ido más que ganando en popularidad. Apoyos de medios y empresas, más el caso de Cataluña, son las cuestiones de su popularidad y hacen que Ciudadanos se convierta en la llave para el próximo gobierno andaluz. Sin embargo, esta victoria de los de naranja puede a carrearles serios problemas. El dilema de con quién deben pactar y qué pacto les perjudicará menos. Pongamos las cartas sobre la mesa y que comience el juego democrático, cuál son las vías que se barajan.

Una Parlamento andaluz de derechas. La campaña de Ciudadanos, al igual que la de mayoría de los partidos, ha sido clara, acabar con Susana Díaz. Darle cierra a 34 años de PSOE en la Comunidad y ser “el cambio” de unos socialistas manchados por el Caso de los ERE. Según esta línea, lo lógico parece ser formar gobierno con las derechas. El Partido Popular defiende esta vía, si bien exigiría la presidencia de su hombre, J. Manuel Moreno. A VOX le vendría que ni pintado optar al Gobierno, les daría presencia política y sería un órgano de presión en el poder. Sin embargo, Ciudadanos aún no ha proclamado a los cuatro vientos optar por este pacto. En Europa – esto tiene importancia por el carácter europeísta de Ciudadanos – y su candidato a la presidencia de Barcelona, Manuel Valls, defienden no hacer pactos con la ultraderecha. De pactar con VOX, PSOE y Podemos podrían hacer toda una campaña alrededor de “habéis pactado con la ultraderecha”, una imagen quizás no deseada para los de Rivera. Además con esta irrupción de VOX, han saltado las alarmas en la izquierda y esto se podría materializar, en próximas elecciones, en una movilización del voto de izquierdas para frenar la ultraderecha. Retomando una cuestión previa, lo consecuente con su campaña sería no apoyar al PSOE por sus tramas de corrupción. Aunque ya sabemos que esto decía de Rajoy en pasadas Generales y al final acabaron pactando. Una Andalucía de derechas podría no darse si Ciudadanos decide no dejar entrar a la ultraderecha para maquillar sus apariencias y defender una estabilidad de Parlamento.

FOTO: Luca Piergiovanni. EFE.

Entonces contemplemos la otra vía, pactar con el PSOE. Esto, aparte de la contradicción ya nombrada, sería meter un tercer elemento a la ecuación, Adelante Andalucía (Podemos). Quizás desde Podemos interese pactar o dejar gobernar, abstenerse, para no dejar entrar a VOX. Sería una opción consecuente para los de morado y una muestra de tener sentido de gobierno; aunque esta cuestión ya enfrenta Pablo Iglesias, que sí opta por facilitar este gobierno, y a Teresa Rodríguez que lo rechaza. Sin embargo, igual que Ciudadanos podía recibir palos por pactar con unos, ahora le puede pasar igual por hacerlo con otros. De hacer este posible pacto, no cabe duda que PP y VOX les achacará de formar gobierno con corruptos,rojos, comunistas, independentistas, etcétera. Curioso también que Rivera y Casado se olviden de aquello de “que gobierne la lista más votada”.

Sea como sea, éstas son dos posibles vías de pacto. Es difícil determinar a día de hoy cuál va a ser la escogida. A lo mejor tenemos hasta segunda vuelta. La llave del Gobierno la tiene Ciudadanos, sin duda van exigir un gran peso con cualquiera que vaya a pactar; ya sea teniendo una situación de co-presencia, en un reparto similar de consejerías, o presionando para que Juan Marín sea el nuevo presidente de Andalucía. Seguro que las negociaciones ya se están moviendo en los despachos y a la sombra de la ciudadanía (no puedo parar de imaginarme estas situaciones como en Borgen o House of Cards). En el caso de Ciudadanos se enfrenta a un gran dilema, debiendo coger la vía que menos les dañe – Obvio, que luego nos la van a vender como el mejor pacto jamás realizado. Eso pasa, cuando uno va jugando a ser de “centro” que si te desvías para uno o para otro lado, al final las críticas caen de alguno de los contrarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: